OUTFIT MAGAZINE

  • Daniela Fuentes

10 MANDAMIENTOS DE LA HIGIENE DEL SUEÑO


Somos seres de rutinas. Aunque seas de aquellas que las odia y se niega a la cotidianeidad, seguro tu rutina matutina o nocturna te da mucha paz. Básico: te levantas, te estiras, haces pipí, te lavas los dientes, te bañas… y en la noche, te lavas los dientes, la cara, te pones cremitas, lees un poco y a dormir. Por mucho que les huyamos, las rutinas nos permiten estar saludables, tener energía y un mejor manejo de nuestro tiempo.


¿Siempre has tenido la misma rutina antes de dormir? ¿Sabías que hay decenas de padecimientos que podríamos evitar con una buena calidad de sueño? La diabetes, hipertensión, la obesidad y en general las enfermedades del corazón están directamente asociadas con la falta de sueño. Y es que no tener un descanso reparador en las noches, le afecta a nuestro sistema inmunológico. ¿Alguna vez te has preguntado si existe la higiene del sueño?

Ahí te va algo que quizás no sabías pero puede cambiarte la vida. La higiene del sueño es una práctica para tener un mejor y más efectivo descanso. Llevar a cabo estas recomendaciones te permitirán mantener un estado alerta durante el día, evitar el temido insomnio, disminuir tus ojeras y alejarte de los trastornos del sueño.

10 mandamientos para la higiene del sueño:

1. Evitar consumir cafeína en la tarde. Después de las 6 de la tarde no es recomendable consumir nada de cafeína, azúcares ni sustancias que puedan alterarte. ¿Por qué? Pues porque se altera tu sueño.

2. No pasar más de 8 horas en cama. Seguro te ha pasado que cuando duermes más de 8 horas te sientes fatigada. Los adultos sólo necesitamos 8 horas para funcionar en el día, ni más, ni menos.

3. Levantarte todos los días a la misma hora. ¿Para qué? Para educar el sueño. Ru-ti-na. Acostumbra a tu cuerpo a dormir y despertarse a la misma hora para evitar cualquier efecto negativo en tu productividad del día.

4. Dormir en el ambiente adecuado. Nada de luces brillantes, ruidos estrepitosos y temperaturas extremas. Tu cuerpo no descansa lo suficiente porque los estímulos a su al rededor, le exigen un cierto nivel de conciencia y atención. Lo cual nos lleva al siguiente punto:


5. Apaga tus dispositivos electrónicos. Tu computadora, Tablet, celular, lector digital, etc no le permite a tu cerebro apagarse durante la noche. Aléjate de ellos en medida de lo posible 2 horas antes de dormir.

6. Evita cenas abundantes. Dormir con el estómago lleno puede traerte malestar estomacal y pesadillas. Tu cuerpo tendrá que trabajar durante su hora de descanso y obviamente, te lo cobrará al día siguiente.

7. Dormir sin problemas en mente. Esto suena más fácil de lo que realmente es, pero puedes anotar en una libreta aquello que te preocupa, tus pendientes o cosas que requieres solucionar. Respira profundo y confía en que hay un mañana para atender todo aquello que te acongoja. Por ahora, es momento de descansar.


8. Levántate en cuanto te despiertes. Todos amamos pasar unos minutos extra acostados en cuanto nos despertamos. Aprovechamos para leer, ver el celular o hasta una película, pero esto nos resta descanso. Nos deja con ganas de más porque le damos la señal a nuestro cerebro de que no nos fue suficiente con las 8 horas que sí dormimos.

9. Evita los alimentos muy condimentados. Sobre todo en la tarde y a la hora de la cena, los condimentos pueden resultar estimulantes y afectar nuestro sueño.


10. Ten siestas cortas. Si tienes la oportunidad de parar un momento a descansar, que no pase de 30 minutos.