OUTFIT MAGAZINE

  • Outfit Magazine

¿Cómo cuidar la piel en el invierno?



Aunque no lo parezca, los cambios climáticos y las diferentes temporadas tiene un impacto importante sobre nuestra piel, por eso debemos tener especial atención y cuidados dependiendo de la época. En invierno la Tierra se encuentra en la posición más alejada del sol dentro de su rotación, lo que ocasiona bajas temperaturas y vientos fríos que suele afectarla y resecarla.

Como en cualquier temporada debemos limpiar bien nuestro rostro y retirar todo rastro de maquillaje usando el jabón y productos que se adapten a tu tipo de piel.

La hidratación se vuelve algo fundamental, ya que con el cambio de temperaturas la piel se reseca, es por eso que debemos beber mucho agua y tener una dieta equilibrada. Es importante conocer nuestro tipo de piel, pues algunas necesitan más atención que otras dependiendo si esta es grasa o seca.

Conseguir una buena crema para usarse antes del maquillaje o base que de color, textura e humectación también es una opción. Además de cremas de noche antes de dormir. Esto permitirá que tu piel luzca sana. Si no quieres usar tantos productos también hay tintas, las cuales se mezclan con tu crema hidratante y al tener el color se adapta bien con tu piel.

No olvides las zonas más resecas de tu cuerpo, como los codos y rodillas, además de las manos y labios. Estos últimos pueden cuartearse pero un bálsamo labial siempre será una buena solución, es importante no humedecerlos con la lengua, ya que esto generará un efecto contrario.

Aunque parezca que en invierno hay menos luz solar no debes dejar de usar tu bloqueador, es uno de los mejores aliados.

Los exfoliantes pueden convertirse en buenos aliados. Realizándote una o dos veces por semana los tratamientos retirarás las células muertas permitiendo que la piel respire libremente. así obtendrás una piel más suave y la penetración de los humectantes será mejor. Además, en invierno puedes realizarte los tratamientos más fuertes sin correr el riesgo de manchar el rostro.

Los cambios de temperatura se vuelven dañinos para la piel, es por eso que debemos evitar los cambios bruscos ya que estos la resecan más. Al igual que el agua caliente, aunque da una sensación agradable resulta perjudicial a nuestro organismo. El cuerpo necesita nivelarse para generar calor o refrescar según la situación, aunque parezca difícil de creer a veces las situaciones frías, como una ducha o una bebida te ayudarán a entrar en calor y evitarán que tu epidermis se vea afectada.

#piel #invierno #epidermis