OUTFIT MAGAZINE

  • OUTFIT MAGAZINE

Síndrome de Peter Pan o Complejo de Wendy, ¿Cúal sufres tú?


Peter Pan vivía en la isla de Nunca Jamás, siendo niño por siempre, hasta que conoció a Wendy, a quienes llevó a su hogar porque él y los demás niños perdidos necesitaban una mamá. Aunque esto parezca sacado de un cuento no siempre es ficción, y hoy en día tenemos innumerables Peters Pan y Wendys caminando entre nosotros.

El síndrome Peter Pan lo padecen aquellas personas que se niegan a tomar las responsabilidades de la vida adulta. Viven sin preocupaciones, como en la edad infantil. Son niños atrapados en cuerpos de adultos.

Se caracteriza por la inmadurez en diversos aspectos como el psicológico, social y sexual. Son narcisistas, irresponsables y dependientes. Suelen temer a la soledad, el abandono y el fracaso. Aunque afecta a ambos sexos se ve mayor reflejado en los hombres, quienes también tienden a tener mayor consumo de sustancias. Estudios han determinado que son mínimos los casos en mujeres que llegan a ingerirlas.

Estas personas suelen cambiar mucho de pareja y trabajo, ya que no se sienten satisfechos ni dispuestos a tomar la responsabilidad y el compromiso. No suelen preocuparse por sus errores, ya que para ellos no les pertenecen, siempre son de otros.

Entre las cusas se encuentra la sobreprotección de los padres como principal factor y el denominado complejo de Wendy. Ambos síndromes suelen complementarse.

Por otro lado, el complejo de Wendy es lo contrario, se enfatiza por mujeres que tienen una preocupación excesiva por el bienestar del otro.

Suelen sentirse imprescindibles, necesitan ser aceptadas, buscan la felicidad del otro y evitar hacerle enojar, ejerciendo la figura maternal. Son perfeccionistas, y suelen culparse por cada error incluso cuando no es de ella. Su principal miedo es el rechazo y abandono, suelen ser personas introvertidas y con baja autoestima, que necesitan la aceptación de los demás.

Ambos trastornos no son medicables ni genéticos. La OMS (Organización mundial de la Salud) no los ha reconocido como un trastorno mental, si no como una psicopatología, quienes se centran en estudiar los procesos que inducen los estados no sanos de la mente.

Uno de los principales problemas suele ser el choque de la realidad y no ven la forma de salir de las responsabilidades y los problemas, creando confusión y culpables.

Su más grande desventaja es que ninguno de los dos afectados se sienten como parte del problema. Aunque no hay un tratamiento preciso lo más recomendado es la terapia cognitiva conductual (se caracteriza en modificar los comportamientos y pensamientos del problema) o la terapia familiar.



SÍGUENOS
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black YouTube Icon
  • Black Instagram Icon

1/28
PUBLICIDAD
BUSCADOR EN SITIO
ARTÍCULOS DESTACADOS
#OUTFITQUOTES
ARCHIVO EDITORIAL
BOLSA DE TRABAJO
VACANTES.png