OUTFIT MAGAZINE

  • outfitmagazine

¡SÍ! A LA DEPILACIÓN LÁSER

El calor comienza a llegar, momento perfecto para guardar las chamarras y sacar toda esa ropa que nos deja disfrutar del clima, aquellos pantalones cortos, las blusas sin mangas, y, por que no, ese bikini que tanto nos gusta. Pero antes de poder usar estas prendas, debemos realizar una tarea que dejamos a un lado por el frío, el depilarse.


Aunque hay muchísimas opciones para deshacerse de los molestos vellitos, puede volverse incómodo hacerlo periódicamente, es por eso que si quieres eliminarlos por completo, la depilación láser puede ser tu solución.

A diferencia de los muchos mitos que se cree de ella, es un tratamiento, indoloro, aunque eso sí, depende mucho de la tolerancia de quien lo recibe, además, promete resultados visibles desde las primeras sesiones.


Es bastante fácil en realidad, se coloca calor por medio del láser en el folículo, destruyendo así el vello y evitando su crecimiento, además, ayuda a mejorar la textura de la piel.


Para estar seguros de su efectividad, es necesaria más de una sesión, según tu tipo de vello y la zona a tratar. Algunas pueden ser mensuales hasta que se termine el tratamiento o cada 3 meses, según el avance que tengas.


Aunque debemos aclarar, que no es un proceso único en mujeres, aunque si, el más usado en ellas. En el caso de los hombres, evitan las consecuencias del rasurado diario, como foliculitis, irritación y dolor.


Es importante recordar que este es un procedimiento dermatológico, y debe realizarse en lugares certificados o con un médico especializado. Antes de contratar tus sesiones, debes asegurarte del porque tienes vellos. Pues hay dos razones por las que salen, ya sea por problemas hormonales o genética. Y si en tu caso, es la segunda opción, el láser no terminará con tu problema.


Cuando acudes a tus sesiones debes ir depilada, y para evitar el ardor o resequedad en la piel después del tratamiento, puedes complementarlo con un poco de aloe, el cual hidratará tu piel y la refrescará con una sensación fría.


Esta es una sencilla solución que se ha vuelto muy popular en los últimos años, ya que es efectivo con el rostro y cuerpo. A diferencia de lo que se cree, no se usa únicamente para cumplir con los estándares de belleza, pues también ayuda a las personas que sufren de problemas hormonales, cómo el hiperandrogenísmo.