OUTFIT MAGAZINE

  • Sandra Silva

BAÑOS DE SAL PARA PURIFICAR TU CUERPO



Por décadas hemos estado en constante búsqueda de algún método de relajación ante el estrés y lo que rodea nuestra vida diaria, no sólo física, incluso mental y emocional. Sin embargo, existe un momento en el día, donde podemos permitirnos unos instantes a solas llenos de tranquilidad, así es, las maravillas de la hora del baño, un evento calmante, terapéutico y meditativo. Que con la adición de algunas sales, aceites o tés de hierbas combinados con una vela aromática relajante hará de este momento todo una experiencia de spa.

Desde la mina Khewra, en Pakistán es extraída la sal del Himalaya. Esta sal tiene un sinfín de beneficios, posee más de 80 minerales de origen natural que nutren y restauran la piel, por eso es que su tamaño es lo suficientemente pequeño para que las células del cuerpo puedan extraerlas con facilidad. Además es como sumergirse en un océano de energía. Conforme los órganos de tu cuerpo resuenan con la frecuencia natural de los minerales en el baño de esta sal, tu cuerpo se está recargando de un buena cantidad de energía.


Sigue estos sencillos pasos y prepárate tu propio baño de sal:

Paso 1: Toma un baño normal antes del baño con sal del Himalaya.

Paso 2: Prepara un baño caliente hasta que el vapor del agua esté presente en la atmósfera

Paso 3: Disuelve las sales del Himalaya mientras la tina se llena para asegurarte de que la sal se mezcle y diluya de manera uniforme.

Paso 4: Permanece en el baño durante 30 minutos. Te recomiendo agregar aceite esencial de menta para obtener un aroma calmante y aumentar el nivel de relajación.

Paso 5: Sal lentamente del baño. No es necesario enjuagar, solo seca tu cuerpo suavemente.

El efecto relajante del agua caliente junto con la sal del Himalaya es mágico para deshacerte del estrés y disfrutar de un momento sólo para ti. ¡Regálate un baño de sal!

#SALDELHILAMAYA #BAÑOS

Entradas Recientes

Ver todo