OUTFIT MAGAZINE

  • Daniela Fuentes

LA GUÍA BÁSICA DEL CLÓSET DETOX



De las mil y un maneras que existen para empezar bien el año, un detox en tu clóset es de las mejores y más satisfactorias. Y no lo digo yo, lo dice el cine, la literatura, el universo y tu mamá así que ¡deja de procrastinar! Es momento de abrirle paso a algo nuevo.


Escribir este artículo es como una señal para mí. Soy una persona muy caótica, mi desorden tiene un cierto orden al que amo, pero si soy muy sincera, ya no estoy cómoda en él. Mi clóset está lleno de ropa que ya no uso (ni usaré) porque ya no me representa, no me queda, está rota o fue algún regalo de Navidad hace 5 años que nunca me gustó. Y siempre termino con los mismos 3 outfits conformados por unas 5 piezas básicas. Así que, éste es mi plan de ataque:


1. Elegir la playlist correcta



El desorden es un factor que facilita el estrés así que la música puede hacer todo más ameno. Además una regla del detox de clóset es que antes de ver la luz, todo será mil veces peor de lo que ya está. ¿Lista para la tormenta antes de la calma?


2. Saca T·O·D·O



Sacar todo. TODO. Hay cosas en el fondo de mi clóset que hace años no veo así que necesito que cada prenda esté en mi campo visual. Voy a clasificar mi ropa por categorías: tops en un lugar, pantalones en otro y así sucesivamente.


3. El momento de la “sinceración”



¿Realmente necesito las 5 variaciones de color en este suéter?, ¿Me volverá a quedar ese vestido?. Es probable que las respuestas sean un rotundo: NO y está bien. Soy una persona completamente diferente. Hay prendas que no volvería a comprar y se irán directo a la bolsa de donación.


4. Reciclables


Cada vez que hago un detox en mi clóset llega un momento de nostalgia terrible, seguido de un ataque de creatividad patrocinado por Pinterest. Hay blusas que podrían tener una segunda vida como vestidos o pashminas y si estoy segura de que me traerá suficiente felicidad, van a la pila de la creatividad.


5. La temida eliminación


Eliminación a conciencia. Habrá algunas prendas que, por más que amo, debo dejar ir. No tiene sentido que siga guardando mis Converse rotos sólo porque fueron mis favoritos y los usaba diario hasta que se rompió la suela, se agujereó la tela y me provocaran dolor al caminar.


6. Donar con causa o venderlo

Donar con causa o vender todo lo que ya no se va a utilizar. Puedes hacer muy feliz a alguien que lo necesite o bien, recuperar un poco de tu inversión en apps como: GoTrendier, donde puedes ofrecer ropa de segunda mano. O aviéntate a hacer una venta de garage.


7. Organizar



Organizar lo que queda. Me gusta tener a la mano mis prendas favoritas y aquellas que sé que voy a necesitar por la época, el clima y los eventos próximos. Dejo hasta el fondo lo que no voy a utilizar de aquí a mediados de año, cuando es necesario repetir este proceso.

SÍGUENOS
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black YouTube Icon
  • Black Instagram Icon

1/28
PUBLICIDAD
BUSCADOR EN SITIO
ARTÍCULOS DESTACADOS
#OUTFITQUOTES
ARCHIVO EDITORIAL
BOLSA DE TRABAJO
VACANTES.png