OUTFIT MAGAZINE

  • Ailed Álvarez

MEDITACIÓN EN LA OFICINA



La meditación es una práctica milenaria que tiene sus orígenes en Oriente, la practican personas que se dedican a la devoción, contemplación y crecimiento espiritual, sin embargo no es necesario enclaustrarse en un monasterio o dedicarle varias horas al día.


El estrés por otro lado, es una reacción del cerebro ante las actividades cotidianas, y aunque en muchas ocasiones nos ayuda a mantenernos alerta, una sobrecarga de tensión puede causarnos problemas físicos y desajustes emocionales. Sus síntomas se reflejan en tics nerviosos, falta de sueño, irritabilidad, cansancio, apetito excesivo o falta del mismo, entre otros.


No sólo existe una causa para el estrés, sin embargo el trabajo es una de las más importantes. Pasamos la mayoría de nuestro tiempo en la oficina enfrentando problemas de diferente índole, lidiando con diferentes tipos de personas, y pocas veces quedamos con poco tiempo para dedicarnos a nosotros mismos y disfrutarlo.


Una manera de contrarrestar el estrés es la meditación y practicarla en la oficina es una medida útil, basta con tomarnos de 10 a 15 minutos al día un lugar tranquilo, en el cual no seamos interrumpidos. Lo más importante en tomarse un momento para desconectarnos del ritmo diario.


Una vez que has encontrado ese espacio tranquilo, si es posible quítate los zapatos, prepara una alarma suave que te indique cuando debas terminar y ponte cómodo. No es necesario que conozcas una técnica especial de meditación o seas un experto, aquí te damos unos sencillos pasos para que lo hagas:


Cierra los ojos, respira lenta y profundamente, inhalando y exhalando por la nariz, tres veces para iniciar.


Luego concéntrate en tu respiración, escúchala, siéntela.


Dejar la mente en blanco no es nada fácil, si los pensamientos te asaltan obsérvalos y luego déjalos ir.


Al terminar respira lenta y profundamente tres veces para hacer un cierre, lleva las palmas de tus manos a tus ojos, abre éstos con suavidad y luego retira las manos, así tu regreso al mundo cotidiano no será brusco.


Ponte tus zapatos y sonríe. Estas listo para volver a tus actividades.


Encontrarás que con una práctica diaria de este tipo, al menos una vez al día, te sentirás más relajado, con mejor humor y disposición y más energía; mucho de tu entorno mejorará porque tu actitud será una activador de esta mejora, así que no lo pienses mucho y regálate estos minutos al día para que éste sea más productivo, y positivo para ti.

SÍGUENOS
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black YouTube Icon
  • Black Instagram Icon

1/28
PUBLICIDAD
BUSCADOR EN SITIO
ARTÍCULOS DESTACADOS
#OUTFITQUOTES
ARCHIVO EDITORIAL
BOLSA DE TRABAJO
VACANTES.png