OUTFIT MAGAZINE

  • Outfit Magazine

CINE HECHO EN MÉXICO

Mes patrio y, además de comer antojitos, beber tequila y dar “el grito”, una buena forma de celebrarlo es ver cine hecho en México.


Desde el 15 de agosto de 2018, se celebra el “Día Nacional del Cine Mexicano” ya que ese día, pero de 1896, fue la primera exhibición pública de cine en la capital de nuestro país.

Con el #TodoLoQueVemos: La diversidad de los caminos es la diversidad de nuestras historias.”, la Secretaría de Cultura, a través del Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine), presentará hasta el 19 de septiembre una programación de 58 títulos que tiene por objetivo que el público mexicano acceda a diferentes propuestas, narrativas y géneros, las cuales se podrán disfrutar en salas de cine, televisión y a través de computadoras o celulares, pues se proyectarán en diversas plataformas de streaming para aquellos que sigamos manteniéndonos en casa.


Las cintas que propongo, aunque no todas fueron incluidas en ella, están catalogadas dentro de las mejores películas mexicanas, y las tomé del baúl de los recuerdos con el propósito de ejemplificar nuestra idiosincrasia, costumbres y hábitos que, aunque con el paso del tiempo parecería que ya hemos dejado atrás, algunos siguen tan vigentes (desafortunadamente) como en ese entonces:


“Una familia de tantas” es un melodrama de 1948 sobre una familia de clase media costumbrista que recibe la visita de un vendedor de electrodomésticos y que, sin planearlo, provoca una crisis que lleva a cada integrante a tomar decisiones radicales. Actuaciones y un guion sobresalientes que por momentos parece que no se trata de una película de hace más de 70 años.

“El esqueleto de la señora Morales” de 1960, es una cinta de humor negro acerca de un matrimonio compuesto por un taxidermista y su hermosa, pero amargada y chantajista mujer, ambos viviendo un infierno en el que uno de ellos ya no está dispuesto a seguir.

“Mecánica nacional” de 1972, nos presenta al dueño de un taller mecánico y su familia asistiendo a una carrera de autos fuera de la ciudad, exhibiendo sarcásticamente desde el primer momento el comportamiento de sus personajes de acuerdo a su edad y el rol que cada uno cree que debería tener.

“Canoa: memoria de un hecho vergonzoso”, fue realizada en 1975 y está basada en la tragedia ocurrida en 1968 de cinco jóvenes empleados de la universidad de Puebla que fueron a escalar “La Malinche” y que por el mal clima tuvieron que refugiarse en San Miguel Canoa, lugar en que sus habitantes incitados principalmente por creencias religiosas los lincharon para “proteger” sus pertenencias de los “comunistas”. Este año, el director y guionista de esta cinta, Felipe Cazals, es homenajeado con la proyección de ocho de sus largometrajes.

Si te decides a verlas, probablemente encuentres a un conocido (familiar, amigo, vecino) o a ti mismo, y tenga sentido el famoso “así somos”, porque para eso es el cine, una manifestación artística y cultural que muestra la identidad nacional de cualquier país y, por eso ¡Qué Viva México!