OUTFIT MAGAZINE

  • Sandra Silva

Estrés tóxico, ¿qué es y cómo combatirlo?

Siempre hemos escuchado que ante circunstancias negativas, lo mejor que podemos hacer es verlo desde una perspectiva positiva, sin embargo, es común que podamos no encontrarnos en el mejor momento del día para forzarnos a ver el mundo color de rosa, y si nuestro estado físico - emocional se concentra en tensión o amenaza, aquí se hace presente esa respuesta de nuestro organismo denominada: estrés. Aunque es considerado un factor negativo, el cual tiene que combatirse, tiene un papel positivo que debemos tomar en cuenta, ya que nos empuja a buscar soluciones con la motivación de resolver aquello que nos hace sentir estrés, pero ¿qué pasa cuando esto se vuelve recurrente a un nivel tóxico?


El estrés tóxico puede ocurrir cuando vivimos acontecimientos complejos de manera frecuente y con un alto grado de intensidad, por ejemplo, es común que se produzca cuando el estatus del ámbito laboral se encuentra inestable o en riesgo, nuestro cuerpo responde a estas alertas con mecanismos naturales, el problema surge en cuanto el estrés nos orilla al desborde y bloqueo. Identificar las situaciones que nos generan estrés y ser conscientes de éstas, son un gran paso para disminuir sus efectos y contener su impacto en la salud emocional y física.



Analicemos y definamos con detenimiento cada situación para elaborar un plan de acción, con la finalidad de mantener nuestro sistema nervioso e inmunológico estable.


Gestionar el tiempo, ayuda a mantener la concentración en nuestros objetivos diarios con total eficiencia, dando prioridad a las actividades esenciales, es primordial aprender a delegar tareas y compartir responsabilidades.


Crear rutinas de relajación y meditación para concientizar las causas y pensamientos que no provoquen estrés, leer un libro y permanecer en silencio antes de dormir, para liberarnos de cualquier situación negativa del día.


Procurarnos y dedicarnos un tiempo semanal para nosotros mismos, desprenderse del mundo físico y adentrarnos en lo espiritual, considerando dejar hábitos dañinos como estar cerca de cualquier dispositivo. Sobre todas las cosas recuerda permitirte la libertad de sentir y vivir con la mejor actitud, consciente de que no todo está en nuestras manos, mas que nuestras decisiones y como reaccionamos ante las circunstancias que vivimos.