OUTFIT MAGAZINE

  • Chma Hernández

¿Cómo es el Macho Alfa?


Cuando escuchamos hablar de un Macho Alfa identificamos a un animal juertote, corpulento, glorioso con gran porte y fiero, que defiende a su clan, familia o compite por echarse a la bolsa a la mejor hembra de la manada. Y no sé si les pasa queridas féminas, pero en la actualidad eso se sigue viendo en diferentes ambientes: en la oficina, gym, súper, tráfico, metro, colectivo, cine, escuela, parque… en todos lados salen como zancudos hambrientos en una noche de calor cerquita de la playa: los Machos Alfas versión 4.


Y es que el término de Macho Alfa hoy en día puede interpretarse de muchas maneras, si bien se inclina mayormente hacia el mundo de la seducción, también podemos verlo en ambientes como el laboral, deportivo, social, escolar y hasta en el animado como caricatura.


Sé que lo que diré es para ustedes obvio, pero no lo es, ahorita les digo porque, pero muchos de sus hombres las capturaron con alguna artimaña de Macho Alfa y si me apuran un poco, les aseguro que siguen actuando así, como si estuvieran en la época de las cavernas, donde el Macho era el único importante y permiten ser sometidas porque sin la protección del Alfa, no se comía o se estaba segura en la cueva. No me miren así que yo he escuchado historias tenebrosas donde las hacen como quieren y no hallan cómo salir de allí.


¡Ah! Incrédulas, no me creen, pues observen a sus hombres, déjenlos solos y cómo se comportan frente a una fémina chiquita mamá con un cuerpazo de miedo y cara de muñequita de aparador, con cinturita y caderas que lo incitan a verla con el afán de perderse en esas curvas. Pero también obsérvenlo cuando algún otro “Macho Alfa” se porta cortés con ustedes o simplemente les coquetea, en ambos casos le brotará desde sus entrañas los genes autóctonos del Alfa ya sea para tratar de conquistar al mundo o bien para que nadie pueda meterse con sus macetas.




¿Quiobo, ya les cayó el veinte? Sin embargo, el verdadero Alfa no debiera pasar por encima de nadie sino que debe tener un liderazgo democrático y compartido, de lo contrario, sólo demostraría su inseguridad a base de miedo, fuerza bruta y de menospreciar a los demás integrantes de su grupo o de su propia familia.


Ser un Alfa es algo más que músculo, auto deportivo, dentadura, antro y blof, es un cúmulo de acciones que permean en ustedes féminas poco a poco hasta que ya no saben cómo fueron cayendo, por ejemplo, el verdadero Macho Alfa:


  • Acepta que se equivocó.

  • No deja que ellas paguen la cuenta (nunca)

  • El Macho Alfa sabe cómo manejar las situaciones extremas

  • Siempre busca desarrollar nuevas habilidades

  • Usa el sentido del humor a su favor

  • Y por último, nunca miente (bueno, este punto aún está en evolución).


En fin, sé que después de esta edición, estarán extendiendo sus sentidos para ubicar a los verdaderos Alfas, aquellos que en una junta de trabajo, donde la tensión se respira en el aire siempre tiende a soltar algún comentario sutil, acertado y cargado de buen humor, con el que de inmediato logra que las cosas se relajen. Lo mismo ocurre con la chica que le gusta, siempre está haciéndola reír. Eso sí, conoce perfectamente los límites entre el sentido del humor y la bufonería.


¿Confesión? Siempre he estado convencido del poder de ustedes féminas mujeres sobre el hombre, que son ustedes quienes nos eligen y nos hacen creer que somos nosotros los seductores, los todas mías, los caritas, los cazadores, los verdaderos “Machos Alfa”.


Porque en la historia de las conquistas sólo existe un hombre que cuenta con el prestigio del verdadero “Alfa”, ese era el maestro Mauricio Garcés, él y solo él. ¡Arrooooooooozz!

SÍGUENOS
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black YouTube Icon
  • Black Instagram Icon

1/28
PUBLICIDAD
BUSCADOR EN SITIO
ARTÍCULOS DESTACADOS
#OUTFITQUOTES
ARCHIVO EDITORIAL
BOLSA DE TRABAJO