OUTFIT MAGAZINE

  • Daniela Fuentes

ELEGIR EL COLOR ADECUADO PARA EL TRABAJO SOÑADO



Confesión #50… MI más grande referente al elegir un outfit para una entrevista de trabajo es aquella escena en “Más barato por docena” donde Hilary Duff le aconseja a su mamá dejar de lado los colores rosa, salmón y beige porque son hogareños y en su lugar utilizar tonos grisáceos y azules, ya que proyectan intelecto y poder.


Hasta ahora me ha funcionado bastante bien y es que, más allá de que Hilary Duff es toda una experta en el tema, debemos confiar en la psicología del color.


Nuestra mente interpreta los colores de una manera muy curiosa y los relaciona a formas de ser, eventualidades, personalidades y actitudes. Le hemos otorgado de manera inconsciente un significado a cada tonalidad y utilizamos esta significación para proyectarnos.


Si no me crees, pon más atención la próxima vez que utilices una blusa roja. Te encontrarás a ti misma observándote en el espejo con una figura más estilizada y una mirada llena de seguridad y sensualidad; observa también la reacción de las demás personas hacia ti. ¿Crees que los colores que utilizas te representan?


Cuando se trata de entrevistas de trabajo, todo está en lo que dejas que los demás vean de ti. Pasamos horas diseñando el CV perfecto, con el suficiente texto, equilibrio de iconografía y colores, descripciones lo suficientemente vastas para demostrar nuestra capacidad, pero dejando cuestiones al aire para lucirse a la hora de la entrevista. Una vez concretada esta cita, ya tenemos ensayadas nuestras mejores historias, nuestra mejor sonrisa y actitud ganadora, pero ¿y el outfit?


El reclutador evalúa todo: tu postura, tus gestos, la fuerza o delicadeza en tu saludo, tu tono de voz, tu elección de palabras, tu actitud ante las preguntas y tu vestimenta. Según los psicólogos expertos en reclutamiento, los colores negro, azul y café son comunican profesionalismo.


Esto no significa que te tienes que vestir toda de negro, de azul o de café. Puedes utilizarlos como referentes y agregar detalles que acentúen tu perfil. El naranja, por ejemplo, está asociado con la creatividad aunque en demasía se relaciona con ansiedad; el violeta expresa equilibrio emocional, sin embargo su exceso denota cansancio; el amarillo habla de una persona inteligente e innovadora, pero puede cansar la vista del entrevistador.


Las tonalidades rosas hablan de una cierta inmadurez aunque se asocia a la feminidad y ternura, quizás quieras alejarte de este color para tus entrevistas. En sí, el truco está en evitar los excesos, aunque el color negro se recomienda, puede asociarse a un nivel alto de introversión si no lo utilizas bien. Asegúrate de incluir pequeños contrastes en tu outfit y colores que aporten luz, sin convertirse en un “wow factor”.