OUTFIT MAGAZINE

  • Outfit Magazine

¡A LA BASURA! Y NO EN EL WC


Además de jugar un papel vital en nuestras vidas y ayudar a que nuestro cuerpo funcione correctamente, el agua es utilizada de diferentes maneras en nuestras actividades diarias, ya sea para bañarse, cepillarse los dientes, lavar trastes y ropa, regar jardines, plantas y árboles, entre muchas otras. Actividades que nos llevan a consumir, tan solo en la Ciudad de México, un gasto diario por persona de 300 litros, en su mayoría utilizados en la cocina y baño.

Aunado a lo anterior, por las alcantarillas viajan sustancias y objetos que no podemos imaginarnos, tales como diferentes tipos de ácidos, aceites para auto, drogas, plásticos, textiles e inclusive animales muertos, y contrariamente a lo que se piensa, los vertidos industriales no son la causa principal de la contaminación que llega a las plantas de tratamiento o a los cuerpos de agua, como ríos, lagos y mares, si no que son los hogares quienes inyectan en la red de saneamiento una mayor cantidad de sustancias tóxicas y objetos que complican el tratamiento de las aguas fecales.

Dentro de toda la problemática ambiental que significa arrojar al agua una gran cantidad de contaminantes que generamos en las actividades diarias, existen productos y sustancias que por sus características y contenido, representan y generan un problema mayor, por lo cual no deben.

MEDICAMENTOS: Los fármacos pueden provocar importantes daños a los organismos acuáticos tales como problemas de crecimiento, disfunciones sexuales y taras genéticas.


PILAS: Una pila de mercurio puede contaminar 6,000 litros de agua, una alcalina 167 mil y una de oxido de plata 14 mil litros. Se recomienda colocarlas en un recipiente adecuado antes de llevarlas a un centro de acopio. Asimismo se recomienda comprar pilas recargables y no comprar pilas piratas, ya que además de ser ilegal tienen menor duración y son más toxicas.

TAMPONES, TOALLAS SANITARIAS Y PAÑALES DESECHABLES:

Con los tampones y toallas sucede lo mismo que con las toallitas: no se deshacen y atascan nuestras tuberías. El atasco puede producirse tanto en nuestra casa como en el edificio. Aún son muchas las mujeres que ignoran que no es el lugar apropiado. Pasa lo mismo con los pañales, no se deshacen

TOALLITAS HÚMEDAS Y COTONETES: A pesar de que en muchas ocasiones son presentados por sus fabricantes como productos respetuosos con el medio ambiente por ser fabricados con materias primas orgánicas, generan importantes atascos y daños en los sistemas hidráulicos de la red de saneamiento.

CONDONES: ¿Eres de los que tira los condones al WC? ¿Te has planteado dónde va a acabar? Los condones están diseñados precisamente para no romperse. Ocasionan que las tuberías se tapen y pueden llegar a los cuerpos de agua causando daños a la flora y la fauna.

GRASAS Y ACEITE VEGETALES: Un litro de aceite es capaz de contaminar 100,000 litros de agua, además de ocasionar daños a la tubería y proliferación de bacterias entre otras. Se recomienda almacenarlo en un frasco de vidrio con tapa y llevarlo a algún centro de acopio.

BASURA: Aunque se trata de residuos orgánicos siempre es preferible utilizar el cubo de basura que arrojar los restos en el inodoro. De este modo evitamos trabajo de depuración de agua.


GRASAS ALIMENTARIAS Y ACEITE PARA EL COCHE: A diferencia de los aceites vegetales, estas tienen mayor capacidad de generar obstrucciones porque se arrojan de forma sólida. Los aceites y las grasas hacen que la generación de residuos en una depuradora se multiplique por 20.

PINTURAS Y DISOLVENTES: Las sustancias químicas que forman estos productos hace que sean muy tóxicos al verterlos de forma directa al drenaje.

COLILLAS DE CIGARRO: Los filtros de las colillas no son biodegradables, contrario a lo que parece por su aspecto y textura, son muy perjudiciales para el medio ambiente ya que están fabricados con acetato de celulosa, un derivado del petróleo que tarda hasta 10 años en descomponerse.