OUTFIT MAGAZINE

  • Daniela Fuentes

Glamping: la tendencia de acampar sin perder el glamour

Hay algo mágico en la naturaleza. Pasear en bosques, mirar las estrellas, caminar descalzos en el pasto y entre las florecillas te conecta con algo que es más grande que tú. Acampar es una de esas experiencias que no pueden faltar en la infancia, pero más tarde en la vida también simboliza un reencuentro lleno de inspiración y hasta misticismo. Es la opción perfecta para descubrirse a uno mismo y darse un momento para respirar aire puro, desconectarse del día a día y recargar energías.


Si tan solo no implicara miles de piquetes de mosquitos, dormir con una piedra aplastando tu riñón, despertar con el cuello contracturado, comer enlatados y el miedo de algún animal nocturno… Bueno, pues con esto en mente surge la idea del glamping.


¿En qué consiste? ¡En acampar con glamour! Es por eso que se ha convertido en una tendencia tan grande a pesar de que no es nada nuevo. El concepto surgió cuando se abrió el turismo en África en el siglo XIX, pero incluso en la edad media, cuando los reyes se transportaban de una ciudad a otra y requerían pasar la noche en la intemperie, sus tiendas de acampar no escaseaban en lujos, pues requerían la comodidad de los palacios mismos.


En el mundo de lo eco-friendly se ha convertido en una solución sustentable, ya que te permite un acercamiento al mundo natural sin sacrificar tu sueño en una cama cómoda y sábanas limpias, pero también cuida mucho y respeta la naturaleza, ya que no la invade de la misma manera que lo haría un hotel, por ejemplo.



Hay diferentes maneras de experimentar el glamping. Por un lado, puedes comprar una tienda de campaña digna del mundo de Harry Potter y adecuarla con colchones inflables, por ejemplo. Pero, por otro lado, obviamente hay empresas que te ofrecen toda la experiencia sin que te preocupes más que por disfrutar.



Uno de los atractivos de este tipo de vacaciones es que puedes encontrarlos en locaciones únicas. Sea cual sea el destino que elijas, te dejará satisfecho. Si quieres entrar en modo aventura y subir una montaña, encontrarás alojamiento justo al pie de la montaña, con las vistas más impresionantes que puedas imaginarte. Si, en cambio, estás en modo romance, puedes optar por una cabaña donde puedas tener una fogata bajo las estrellas.


Claro que, si buscas algo único, puedes hospedarte en una casa del árbol, en un campamento flotante, en tipis… Por supuesto que tendrás la atención de algún equipo de cocineros las 24 hrs del día, masajistas, guías privados, talleres de meditación o yoga, niñeras y actividades para los más pequeños, etc.



Si eres de las personas que buscan inspiración en la naturaleza, pero no quieren la experiencia hippie, éstas son las vacaciones ideales para ti.