OUTFIT MAGAZINE

  • Outfit Magazine

¡Un perro educado es un perro feliz!



Regresas a casa agotada, después de 8 horas de trabajo intenso, y lo primero que ves al entrar es que Tita (tu perrita chihuahua de 7 meses) ya desbarató su cama, mordisqueo tus zapatos... por cierto, ¡carísimos de París!, acabó con la mitad de una puerta y ¿por qué no? también se hizo pipi en todas las esquinas de la casa ¿WTF? ¡OMG!

No permitas que estos hábitos se conviertan en la pesadilla de todos los días. Para resolver la situación, primero deberás descubrir el desencadenante del problema. Sólo así, y utilizando técnicas de educación, conseguirás que el comportamiento que quieres erradicar, desaparezca. Y aquí es donde entran los profesionales quienes te podrán ayudar a adiestrar a tu perro de forma correcta.

El adiestramiento canino consiste en la modificación de conductas del perro a través del aprendizaje guiado. Actualmente las opciones para educarlo son; adiestramiento particular donde aprenderás a comunicarte con tu perro de forma efectiva a base de ejercicios que lo estimulan mentalmente, lo hacen madurar y centrar su atención. Y el adiestramiento a domicilio en el cual el aprendizaje, la sociabilización o reeducación, se hace en el entorno donde vive el perro (casa, calle, parque,..) y teniendote presente con el fin de lograr una relación más positiva, de confianza y respeto mutuo.

Ahora bien, la mejor edad para educar a un perro será entre los 5 y 6 meses de edad. Si el perro es mayor de esa edad también se puede educar, pero podría ser más costoso tanto en lo económico como en tiempo, sin embargo todo dependerá del tipo de malas conductas que haya adquirido.

La duración de un curso para tu perro el cual sea guiado por profesionales contempla de un mes y medio a dos meses, en el cual se consideran de dos a tres clases por semana.

El adiestramiento es la clave para conseguir una adaptación total del animal a la vida familiar.

Cuando vayas a adquirir un perro, debes tener en cuenta que es una responsabilidad durante todo el tiempo de su vida. Ha de ser una decisión meditada y tomada por toda la familia.

En definitiva, su educación canina debe ser divertida tanto para ti como para tu mascota, así disfrutrás de ella como nunca antes lo habías hecho.