OUTFIT MAGAZINE

  • Outfit Magazine

¡POR FAVOR! NO MAS NAVIDAD, FOBIA A LAS FIESTAS DECEMBRINAS

Si conoces a un Grinch, a un Sr. Scrooge regálale este artículo porque puede padecer Fobia a la Navidad.

Las fobias son miedos irracionales y desmedidos que provocan malestares físicos, por lo que resulta una experiencia somática.

No es broma y no, no estamos exagerando. Algunas personas preferirían dormir del 23 de diciembre al 7 de enero y olvidarse de todas las fiestas, las luces, la comida y los familiares incómodos.

Es bien sabido que durante la Navidad algunas personas se deprimen, sufren de ansiedad y de padecimientos físicos repentinos como dolores de cabeza y enfermedades bronquiales, pero no siempre buscan un tratamiento porque el término: fobia a la Navidad, no es conocido.

Algunos de los principales síntomas son: aversión social, estrés y auto-exigencia, tristeza repentina y compras compulsivas.

Muchos estudios psicológicos refieren este período de ansiedad temporal a una evaluación del año que está por terminar, de todo lo que no se concretó, las personas que han abandonado nuestras vidas, amistades perdidas y sueños rotos, generando una nostalgia imposible de evadir. Sin mencionar posibles problemas financieros, médicos, trastornos alimenticios y las expectativas de la sociedad a las que nos enfrentamos fiesta tras fiesta.

La fobia a la Navidad no es una batalla perdida y si la padeces puedes acudir a un psicólogo o terapeuta para que te guíe. Algunas de las recomendaciones principales son:

TRABAJAR EN EL AUTOESTIMA.

El amor propio y la seguridad en uno mismo son el arma principal contra las expectativas y exigencias sociales a las que nos enfrentamos en las fiestas corporativas, familiares y con amigos. Mírate al espejo en una posición de poder y recuérdate lo excepcional que eres.

ENFÓCATE EN TUS LOGROS.

La fobia a la Navidad se produce por insatisfacción personal ante metas no cumplidas durante el año. No es como que el 31 de diciembre se termina tu contrato de vida y el primero de enero empiezas de cero, puedes hacerlo, si así lo deseas, pero aunque el año se termine, la vida sigue y tendrás miles de oportunidades para lograr todos tus objetivos.

VIVE TU PRESENTE.

No te fijes en la vida de las demás personas, cada uno tenemos un ritmo diferente. Está bien si tu amigo de la universidad tiene su trabajo soñado y tú aún no estás ahí. Confía en que llegará tu momento y esfuérzate hoy para conseguir lo que quieres mañana (o pasado mañana, o en un mes… no importa.)

El pasado no va a volver y está bien sentirse nostálgico, pero estás creando tu futuro. Cuando mires hacia atrás te sentirás orgulloso si te concentras en sacar el máximo provecho del presente.

No te sientas mal, a todos nos abruman estas fiestas de vez en cuando. Entre el tráfico, los villancicos en loop, el color rojo, la gente abarrotando los centros comerciales, la familia entrometiéndose en tu vida, bombardeos publicitarios, desfiles navideños y ¿ya mencioné el tráfico interminable?

No te presiones porque la realidad es que no le debes nada a nadie, así que si no quieres gastar o prefieres fingir una enfermedad para no ir a una fiesta de vez en cuando, está bien. Siempre y cuando te dediques tiempo a ti mismo, tengas paz mental y trabajes por tu salud.