top of page

OUTFIT MAGAZINE

  • Alicia Meza

¿Sabes comprar frutas y verduras?


Si uno de tus propósitos de año nuevo es mejorar tu alimentación e incrementar la ingesta de frutas y verduras en tu dieta, probablemente esta información te ayude un poco a saber qué estás consumiendo.


Seguramente has notado que muchas frutas y algunas verduras, sobre todo las que adquieres en el super, cuentan con unas pequeñas etiquetas, que lavas, tiras o de plano, juegas con ellas, pero ¿qué son realmente y qué significan estas pequeñas estampitas?



Desde los años noventa la Federación Internacional para los Estándares de Productos (IFPS, por sus siglas en inglés), asignó códigos para clasificar las frutas y verduras, y así, facilitar el control de inventarios, incluyendo en estas etiquetas el código PLU (Price Look Up), fue hasta el 2015, cuando la PROFECO, lo dio a conocer a los consumidores de nuestro país.

El código PLU, puede contener cuatro o cinco dígitos, que consideran diferentes categorías, para productos frescos o a granel, como: tipo de mercancía, variedad, tamaño, tipo de cultivo y, en ciertos casos, indican si se cultivó en alguna región específica.

Tener conocimiento de estos códigos te permite realizar una compra más cuidadosa al identificar qué tipo de fruta o verdura estás consumiendo. Puedes utilizar la siguiente guía:


Código de cuatro dígitos:

Inicia por lo general con 4. Son productos cultivados generalmente con pesticidas.


Código de cinco dígitos que inicia con 8:

Inicia con 8. La fruta o verdura está genéticamente modificada. Lo que indica que su ADN fue alterado, en muchas ocasiones para acelerar el nivel de producción.


Código de cinco dígitos que inicia con 9:

Producto orgánico, que se ha cultivado sin pesticidas ni fertilizantes.

Aunque esta clasificación fue una iniciativa para los productores y distribuidores en Estados Unidos, actualmente tanto en ese país, como en México, los consumidores tienen disponible esta información, para realizar compras más conscientes, que vayan de acuerdo con su interés nutricional, a sus ideas sobre el cultivo y a su presupuesto.