OUTFIT MAGAZINE

  • Outfit Magazine

Pink Tax, un impuesto que pagas sin saberlo.



Si eres de las que prefiere comprar todo lo hecho para mujer, tal vez debes tomar en cuenta que por alguna razón nuestro género exige costos más altos. Alguna vez te has preguntado ¿Por qué un desodorante para hombres vale menos que un desodorante para mujer? ¿Qué tienen de especial los productos hechos para mujer?

Lamentablemente no muchas de nosotras nos hemos percatado del monto extra que se refleja en los productos comercializados para mujeres pero por alguna razón se venden los mismo productos a diferentes precios. A este fenómeno se le conoce como Pink Tax.

Estos impuestos rosas se reflejan mayoritariamente en productos de cuidado personal. De acuerdo al Departamento de Asuntos del Consumidor de la Ciudad de Nueva York se encontró que los productos destinados para el cuidado del cabello femenino incrementan 48% su costo comparado con los mismos productos dirigidos a hombres.

Pero para que te des una idea más clara, este reporte arroja que los rastrillos para mujeres son 11% más costosos que los de hombres. Los pantalones de mezclilla aumentan un 10% más. Inclusive los juguetes comercializados para niñas son 11% más caros que los de los niños.

Con base en este estudio elaborado por el Departamento de Asuntos del Consumidor de la Ciudad de Nueva York se encontró que las mujeres pagan 42% más en la mayoría de los casos. Increíble estas cifras, ¿no lo crees?

Pero, ¿por qué las mujeres aún sabiendo esto siguen pagando de más? Hay razones muy peculiares por la cuales este tipo de productos rosas llaman la atención de las mujeres. Por mucho tiempo la raza femenina ha luchado y trabajado en lograr una distinción entre lo que es para ellas y lo hecho para ellos.

Siguiendo este camino, la industria de la mercadotecnia se ha percatado que comercializar productos para mujeres es más redituable si lo comparamos con los productos hechos para hombres, ya que permite que las mujeres inmediatamente decidan comprar lo que está hecho especialmente para ellas aunque no lo necesiten.

Por último, al momento de comprar un producto prestamos más atención al empaque, pocas veces nos tomamos el tiempo de leer sobre los beneficios que ofrece. Y es de esta forma como optamos por comprar productos de belleza y cuidado personal que resuelven nuestras necesidades perceptivas. Pero, ¿en qué porcentaje estos productos nos benefician económicamente?

Aunque no lo creas el Pink Tax hace la diferencia en tu bolsillo. Una compra no lo dice todo pero si realizas una compra por aquí, otra compra por allá, dos más aquí … todas esas compras podrían equivaler al final del año a un buen ahorro. ¿Has hecho cuentas de todo lo que has gastado de más?

¡Compara y ahorra dinero!

#mujer #dinero