OUTFIT MAGAZINE

  • OUTFIT MAGAZINE

Bullying Laboral.



Cuando escuchas a alguien hablar del bullying ¿qué es en lo primero que piensas?

Generalmente nuestra mente viaja a algún momento en la escuela dónde presenciabas cómo un grupo de niños se burla de alguien con características peculiares: la compañera gordita, con lentes de botella, con acné, con la nariz un poco pronunciada, la del cabello crespo, la que era dientona; para acabar pronto a Bety la fea!!. Y la ironía de la vida es que de pronto en el grupo del “Feis” te encuentras con que la “fea tiene un cuerpazo, un novio guapísimo, un mejor puesto y sueldo que tú y que además de fea no tiene más que el sobre nombre.

Lo anterior no es mentira, reí tanto al escuchar a un grupo de féminas que tomaban su café, té o chocolate en el café ¨Punta del Cielo de Valle Dorado y recordaban todas las cosas que le hacían a la Fea en sus tiempos de colegiala, algunas de ellas comentaban también que en sus trabajos también la aplicaban y otras eran las víctimas.

Por lo que me atreví a interrumpirlas y les mencioné que el ambiente Godín, el bulling era llamado mobbing. Dícese de la acción de un hostigador u hostigadores conducente a producir miedo o terror en el trabajador afectando su lugar de trabajo, su hogar e incluso es causal de enfermedades por estrés.

Les mencioné también que de acuerdo con cifras de la Universidad Autónoma del Estado de México, dos de cada 10 mujeres refieren ser víctimas de esta mobbing, que se caracteriza por un hostigamiento continuo de tipo sociológico con el propósito de intimidar a la persona.

Mientras las que aplicaban el mobbing me veían con ojos de “¿y tú qué?” las que eran víctimas me dieron la razón y me pidieron les platicara más del tema, y cómo a mí ni me encanta el chal, pos me acomodé en el grupo y les dije:

Las consecuencias de convivir con un compañero 'pesadilla' van desde desánimo para trabajar, ansiedad y agresiones verbales, hasta obsesionarse con el desempeño para 'demostrar' la calidad profesional que se tiene. Seguramente "algunas personas llegan a pensar que ese maltrato es merecido, al no estar a la altura de sus demás compañeros", ¡No manchen! les dije…

Lo importante, es que la propia persona agredida sea quien solucione la situación, de lo contrario el agresor se empodera y siempre verá la forma de perjudicar a ese conejillo asustado que, por alguna razón, le representa ‘peligro'.

Por lo cual les dije ¿quieren escuchar los tres pasos para librarse de esa persona tóxica?

1. Reconocer a la persona tóxica, Lo primero es ubicar a la jija de su mal dormir que acosa a todo aquel que se queja, es a veces camaleónico porque se ‘disfraza' de diversas formas, por ejemplo: hay quienes hablan mucho y no permiten que otros opinen; están aquellos que gustan de tener "la razón a toda costa". Otros más se encargan de descalificar el trabajo de la persona 'por su bien'. "Suelen decir 'yo que soy tu amiga (o) te enseño a hacer mejor las cosas'" – Y que se quedan viendo entre sí las “amigas” jajaja!! reí mucho.

2. Manos a la obra. Una vez detectada, hay que actuar y no dejar pasar la situación. La solución depende de la situación; de la 'magnitud' de 'toxicidad' -por así decirlo. Si la persona insiste en agarrarte para descargar sus quejas, además de no prestar atención, hay que desvincularse de ella; puede perjudicar tu imagen profesional.

Si es un ataque o humillación directa a tu desempeño, hazle frente con argumentos, sin perder tu control emocional. La regla de oro es no perder la cordura frente a jefes o quienes te rodean. Lo importante es hacerle saber que estás empoderada para defender tu trabajo.

3. Busca refuerzos. Pero no para romperle su mandarina en gajos, en caso de que la agresión sea muy fuerte, más vale escalarlo al nivel de autoridad superior, pero sin contarlo como 'chisme' llega a esa reunión con puntos claros y válidos de tu posición frente al comportamiento de la che vieja.

Al final tuve la atención del grupo de féminas que me preguntaban y preguntaban, les mencioné que entre ellas debían de existir mayor equipo y menos burla, les recordé que la suerte de la fea, la bonita la desea.

Así que les mando un gran saludo a todas ellas que aprendieron la lección y sobre todo a las que ahora saben cómo liberarse del yugo del maldito Mobbing.

Hasta la próxima.


SÍGUENOS
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black YouTube Icon
  • Black Instagram Icon

1/28
PUBLICIDAD
BUSCADOR EN SITIO
ARTÍCULOS DESTACADOS
#OUTFITQUOTES
ARCHIVO EDITORIAL
BOLSA DE TRABAJO
VACANTES.png