OUTFIT MAGAZINE

  • Outfit Magazine

LA NAVIDAD & EL ORIGEN DE OTRAS TRADICIONES


Las tradiciones y costumbres son una manera de hacer presente el pasado y se transmiten de una generación a otra. En el caso de la Navidad su significado interior yace en la espiritualidad cristiana y se relaciona de manera directa con el nacimiento de Jesucristo. Existen muchas costumbres para vivir la Navidad, aquí te contamos algunas de las más comunes.


El árbol.

Los antiguos germanos creían que el mundo y los astros pendían de un árbol de encino gigantesco llamado el “divino Idrasil” o “dios Odín” a quien se le rendía culto cada año durante el solsticio de invierno, adornado con antorchas que representaban las estrellas, la luna y el sol. San Bonifacio el evangelizador de esas tierras derribó el árbol que representaba a Odín y plantó un pino símbolo del amor perenne a Dios desde la visión cristiana. De esta forma la costumbre se difundió en Europa y más tarde a través de la colonización a América.


Santa Claus

Su historia tuvo su origen en San Nicolás, quien nació en una provincia de Asia Menor, hoy sudoeste de Turquía. Nicolás fue obispo de esta sede y se hizo famoso por su extrema piedad. Incluso estuvo encarcelado por defender su fe durante la persecución de Diocleciano, y sus reliquias hoy están en Bari, Italia. Las leyendas son varias, una de ellas cuenta que, siendo heredero de una gran fortuna, se dedicó a ayudar a los pobres, hasta que fue encarcelado por ello. Su nombre es la evolución paulatina de San Nicolás, pasando por St. Klauss, hasta Santa Claus o Clós. La Navidad es un tiempo propicio para imitar a San Nicolás en sus virtudes, desprendiéndose de lo propio, como se representa a través de la tradición de los regalos.


Enviar tarjetas

También es una forma de conmemorar esta época, inició en las escuelas de Inglaterra y en el siglo XIX se popularizó como una forma de desear una feliz Navidad a nuestros seres más queridos.


La flor de Nochebuena

Es originaria de México y su nombre náhuatl es “tlazochitl” que significa “flor que se marchita”, mientras que para nuestros antepasados simbolizaba la sangre de los sacrificios, los españoles la bautizaron así pues florece en diciembre y ahora es un símbolo navideño.