OUTFIT MAGAZINE

  • Angelica Santos

DIFUSORES , LO + NUEVO EN AROMATERAPIA


La aromaterapia, se ha convertido en una excelente técnica que da muchos beneficios psicológicos. Esta consiste en el uso de aceites esenciales, ya sean de flores, hierbas, árboles o plantas, que al inhalarlos o aplicarlos en la piel, generan calma, serenidad y dan salud física y psicológica a nuestro cuerpo. Pero, con el estilo de vida que llevamos, resulta difícil acudir a las sesiones regularmente, es por ello, que podemos ayudarnos de un difusor.


Estos, vaporizan el frio gracias a las vibraciones ultrasónicas, haciendo que las partículas de los aceites se dispersen en millones de micro partículas, formando una pequeña neblina aromática.


Sus ventajas son muchas:


· Mejora nuestro ánimo.

· Te permite dormir mejor.

· Transmite sensación de

bienestar o relajación.

· Ayuda con problemas respiratorios.


La oferta de estos aparatos es muy amplia, ya que existen de diferentes formas y marcas. En este artículo te ayudaremos a decidir que difusor comprar según tus necesidades. Ya que, no es lo mismo querer usarlo para mantener una fragancia agradable en el hogar u oficina, que cómo aromaterapia.


Primero que nada, debemos conocer la diferencia entre humificador y difusor, porque son cosas perecidas, pero a la vez muy diferentes. Los primeros, cómo su nombre lo dice, cumplen la función de incrementar la humedad del ambiente, mientras que el segundo provee una pequeña neblina compuesta de aceites esenciales y agua vaporizada.


Debemos asegurarnos de que al elegir uno tenga propiedades antibacterianas y antisépticas. Después, debemos decidir si lo queremos eléctrico o no. Los primeros deben estar conectados a la corriente, lo cual tendrá varias ventajas adicionales, como controles electrónicos, colores e incluso melodías. Mientras que los segundos, llamados “tradicionales” se usan al quemar velas o aceites.


¿Con agua o sin ella? Esto también es importante, ya que, si la incluye ayudará a humidificar el ambiente, evaporando la esencias y creando aquella neblina.


Hay 5 tipos de difusores, el tradicional, personal, por evaporación, de aire frío y ultrasónicos, cada uno es perfecto para cada tipo de persona.


Tradicional:


Este ya lo habíamos mencionado antes. A diferencia de los otros no es eléctrico, se usa a base de velas y aceites naturales. Al encenderse libera la fragancia, pero se consume pronto y no son buenos para los espacios amplios.

De uso personal:


Son pequeños, muchas veces del tamaño de una pluma. Suelen tener varias opciones que permitirá cambiar el modo en que difunde la esencia. De esta forma, podrás cargarlo siempre que lo necesites y usarlo de esa manera. Estos cuentan con la ventaja de poder recargarse vía USB.


De evaporación:


Estos permiten que el aroma se libere mejor en espacios abiertos, ya que cuentan con un pequeño ventilador que empuja el aire por un filtro. Su única desventaja, el efecto dura un poco menos.


De aire frio: