top of page

OUTFIT MAGAZINE

  • Viridiana Luna

Beneficios del colecho para ti y tus hijos


Una de las decisiones que más fijan lazos entre padre e hijo es cuando estos eligen compartir su cama con su pequeño, fomentando momentos de descanso, de sentirse seguro, protegido y amado.Además, físicamente sucede la magia del cuerpo, la regeneración y relajación de células, procesos mentales y emocionales que sólo ocurren cuando dormimos.


Lo primero que hay que plantearse es que este acto debe realizarse con plena conciencia, con total amor y consensuado en pareja, sólo así el ambiente y las condiciones serán las óptimas para provocar un Colecho deseado y, sobre todo, bien cuidado.


Es preciso tomar medidas para salvaguardar el bienestar del pequeño, es recomendable que se incluya a un lado de la cama de los padres un espacio para que el bebé pueda descansar, ya sea su cuna o camita. O bien, si los padres así lo desean, hacer un espacio dentro de su cama para destinarlo al pequeño. Siendo esta última opción, una elección de cuidado para la vida del menor.


Una vez teniendo este espacio claro y destinado, esta práctica se facilita en gran medida, favoreciendo en varios momentos el desarrollo integral del infante:


Amamantar al bebé

Ese momento mágico cuando el recién nacido obtiene justo lo que necesita: calor de mamá, cuidado, cariño, percibe el olor, hay contacto piel con piel, incluso hay un ritmo del latido del corazón y si a esto sumamos el mejor alimento, la leche materna, esta situación es valiosa en todo sentido.


Salud del bebé

Estar presente y tan cercano al pequeño permitirá identificar respiración, color, ruidos característicos que pueden o no representar una alerta que los padres puedan atender de forma más inmediata y certera.


Conexión con el padre

La relación con la madre es más fuerte dada la alimentación, el cuidado y los nueve meses previos de estar en el vientre materno. Pero, estar más cerca del papá fortalece y arraiga lazos; hay un reconocimiento de un personaje importante en la vida de familia, generando patrones de conducta, ayuda a formar el temple, además de sentirse doblemente cuidado y amado.


Seguridad y confianza para el bebé

Este punto es de gran determinación en el desenvolvimiento y desarrollo del niño. Desde muy pequeños identifican cuándo sus cuidadores están pendientes, ocupados en buena manera por sus necesidades. Esto, lejos de hacer niños malcriados, forma humanos conscientes, con buena autoestima.


Hay opiniones que se oponen a esta practica, las cuales indican que puede repercutir en la relación de los padres, ya que se rompe la intimidad. Sin embargo, es aquí donde la comunicación toma fuerza e importancia, optar por la empatía y el apoyo serán claves para poder sobrellevar situaciones que puedan sobresaltar la relación. El momento de ser padre no minimiza o desaparece la relación de pareja, es posible empoderar el cariño y la conexión.


La duda más común de los padres sobre el colecho es respecto a cuánto tiempo se debe practicar y la respuesta siempre va a estar en su poder y en su mano, es una decisión de pareja que cae en lo personal, la cual podrán tomar conforme el crecimiento y desarrollo del bebé.


Los momentos nos hablan y nos indican cuándo es ideal que se empiece a trabajar en esa pequeña pero importante separación, en donde se da ese paso de preparar el dormitorio del Infante, preparando así a nuestro niño para vivir otra etapa que le dé autonomía. Sabiendo siempre que, al cruzar una puerta, sus padres siguen ahí para él.